Reflexión semanal: No hacer nada

Autor: Por David Montalvo

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

«Una vez un ángel me dijo: A veces….lo que necesitas hacer es sentarte en silencio y esperar a que caiga una estrella. Pasaron 10 minutos y una estrella fugaz cruzó el cielo». -Laura Niño

“A veces de tanto pedir se desgasta el santo”. Una vez escuché esa frase y al principio me dio risa e incluso se me hizo una afirmación en contra de la abundancia, pero en el fondo tenía mucha razón. No tanto por que “se nos vaya a desgastar el santo”, sino porque no hemos entendido que a veces hay que dar permiso a la vida para dejar que la cosas sucedan.

Hace tiempo recibí un correo electrónico de una persona desesperada. Me pedía que le recomendara un libro que dijera exactamente cómo conseguir objetivos, lograr sus metas y automotivarse al máximo. Y me dijo que todo lo que había leído no le servía para nada; que eso era lo único que necesitaba, que era suficiente.

Respiré profundo y pude observar lo que había detrás de su mensaje: “Quiero las cosas ya, sin esfuerzo, sin trabajar en mí, sin buscar ser mejor persona, sin sanar mis heridas del pasado, sin conectarme a mi esencia, sin nada”.

Me estaba topando de nuevo frente a ese tipo de personas que corren como locos persiguiendo la zanahoria pero ni siquiera saben por qué corren, para qué es la zanahoria, y mucho menos a donde van.

Como aquella vendedora de cosméticos cuando después de una de mis Conferencias le preguntaba: «Bueno pero ¿por qué quiere vender esos productos?» y su respuesta era: «Pa´salir adelante» y cuando le cuestionaba qué era salir adelante, no me podía responder.

Desde niños nos enseñaron a andar corriendo por la vida. A generar, a «hacer cosas», ¿para qué? quien sabe. Nos enseñaron a tener expectativas, a siempre ver de qué forma te suben el sueldo, le sacas unos puntos más al maestro, metes más goles que el de al lado. Esas ganas de competir por el simple hecho de competir.

Nos educaron bajo un sinfín de «TIENES QUE»

«Tienes que casarte antes de que se te vaya el tren» «tienes que trabajar en gobierno» «tienes que tener tu propio automóvil» «tienes que tener tu agenda llena» «tienes que tener figura de modelo»»tienes que tener una pareja perfecta» «tienes que estudiar maestría», tienes…

Y de pronto, pasa la vida y te das cuenta que todos esos «tengo que hacer o ser esto o aquello» no han servido de mucho mas que para satisfacer tu ego y seguir buscando la zanahoria de aparentar tener el control, cuando en realidad nada posees.

“No hacer nada” tiene su encanto. De hecho no sabes lo mucho que disfruto cuando tengo mis días de literalmente «NO HACER NADA».

Y no hablo de echarse a dormir, sino de ver qué hay detrás de lo que estamos generando. Antes de exigirle a Dios que nos cumpla lo que queremos es importante voltear al cielo para conocer cuál es la voluntad de allá arriba. Antes de culpar a todos de lo que nos sucede, es importante sentarnos a observar de dónde viene lo que nos pasa.

Si no estás consiguiendo el empleo que buscas, tienes problemas con tu pareja, no están saliendo las cosas como quisieras…No hagas nada. Regálate un tiempo para descubrir en esa tranquilidad qué es lo que la vida te quiere decir con eso que te está pasando. Recuerda que las flores no crecen estirándolas, hay que dejar que crezcan, abonar la tierra, abrir paso a la luz. Esperar no está peleado con la acción.

Sigue trabajando en lo que buscas, pero sin apegarte o exigir ningún resultado. Da oportunidad a que sucedan las cosas y verás que cuando “NO HACES NADA” de pronto sucede TODO.


Sígueme en Twitter www.twitter.com/David_Montalvo

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

1 Comentario

  1. Cheshire Cat

    David:

    Siempre ando por tu blog, pero te he comentado yo creo que un par de veces.

    Te sigo desde hace algunos años atrás, cuando tu página estaba en un servidor gratuito y madabas un archivo que se llamaba "Un café con tu conciencia". Es impresionante todo lo que has logrado en todos estos años (hace poco estuviste aquí en Cd. Juárez y por cuestión de horario no pude estar en ninguna de tus conferencias), pero bueno sé que ya habrá oportunidad.

    Por otro lado y respecto a este post te quería comentar que esto de lo que hablas en particular hoy, me recuerda que hace algunos años atrás aprendí una lección que se relaciona con lo que tu reflexionas aquí en este texto.

    Tienes toda la razón cuando dices que uno siempre le está pidiendo a Dios que las cosas salgan de tal o cual modo, de hecho estamos tan acostumbrados a rezar, pidiéndole a Dios que se haga nuestra voluntad y no la de él y muchas veces no nos damos cuenta que eso que estamos pidiéndole no es exactamente lo que necesitamos, ÉL sabe mejor que nadie lo que es bueno para nosotros y muchas veces en lugar de mandarnos lo que le pedimos, nos envía exactamente lo que necesitamos y no lo entendemos.

    Creo que la clave está ahí, en dejar que las cosas se den, en esperar para ver cual es la respuesta y pues dicen que Dios tiene 3 respuestas para todo lo que uno le pide y son:

    1. No
    2. Sí
    3 Tengo planeado algo mejor para ti.

    Muchas gracias por seguir sembrando esperanza con tus cursos y con todo lo que nos aportas a los que no te conocemos (desde hace tanto tiempo) y sobre todo, por regalar tanta luz en tiempos tan difíciles.

    Un saludo desde Cd. Juárez.

×

Powered by WhatsApp Chat

×