Reflexión semanal: Vivir a la defensiva

Autor: Por David Montalvo

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

Cuando una persona «cree» que al defenderse está saliéndose con la suya, lo más probable es que sea todo lo contrario. ¿Conoces personas que antes de que les hablen ya están pensando en que los demás o el mundo les quiere hacer un daño?

O  les pides algo y al instante, como comúnmente decimos, «sacan sus garras». Se conflictúan constantemente con la autoridad, con sus familiares, con su pareja o con personas que están realizando un servicio. Un ejemplo claro es que se adelantan a las cosas: les llaman por teléfono y todavía sin saber para qué les llamaron ya contestan con un: «No sé para qué me marcaste, pero no quiero que me vayas a salir con algo malo porque yo no hice nada…»

A eso se le llama vivir a la defensiva. Y esto no es más que gritar con sus acciones que tienen miedo de que les suceda algo. Lo más interesante es que vibrando con una frecuencia tan baja, son los primeros que atraen cosas negativas. Y luego se quieren justificar pensando en el que el otro empezó la discusión o los ofendió o los está culpando de algo que no han hecho o que en definitiva tenían razón.

En el blog Psicoayuda (que te lo recomiendo) comentan sobre este tema: «Si crecimos en un hogar donde se buscaba un culpable de todo lo negativo que sucediera -en lugar de ofrecer soluciones a esos conflictos para que no se repitieran y pudiéramos sacar algo positivo de esa experiencia-, seguramente aprendimos a defendernos, y a decir frases como: “Yo no fui”, “yo no lo vi”.

Cuando una persona vive bajo esta tesitura la pasa realmente mal. Su compartimiento defensivo no logra más que seguir alimentando ego y golpeando a su autoestima.

¿Qué puede hacer una persona que vive a la defensiva?

1. Entender de dónde viene su miedo. ¿Quién lo hirió o lastimó en el pasado? ¿Por qué su autoestima está dan dañado?

2. Trabajar en esas heridas y sanarlas

¿Sólo esas dos cosas? Sí, créeme que es todo un proceso pero cuando las personas deciden entrar en él su vida cambia, dejan de actuar con agresión y a la defensiva de todo abriéndose a oportunidades ilimitadas.

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

0 comentarios

×

Powered by WhatsApp Chat

×