Reflexión semanal: Cuando las cosas no salen como esperas

Autor: Por David Montalvo

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

¿Qué pasa cuando las cosas no salen como las esperamos?

Algunos dicen: «Es que Dios tiene algo mejor preparado para ti», «Tal vez no era tu momento», «No era para ti»

¿Será cierto o es una simple justificación romántica para no sentirnos tan mal?

Cuando las cosas no se dan como tú querías que se dieran es por 2 factores muy concretos. El secreto está en ser honesto y  posicionar tu situación en alguno de ellos.

1) Porque todo es parte de un plan perfecto: Sí, definitivamente existe alguien que mueve los hilos de allá arriba. Desde mi creencia, es Dios quien al SER AMOR, se organiza todo un «complot» para que el Universo conspire y podamos aprender, recibiendo lo mejor. Sí, a veces la vida nos sorprende y llega algo inesperado que cambia los planes. Y ese PLAN B de Dios, resulta ser mejor que lo que nosotros queríamos. Lo he experimentado en carne propia y lo comparto con la gente en mis Conferencias y Seminarios.  ¿Qué hacer? Dejar que fluya y agradecer todas las bendiciones.

2) Por resistencia al cambio: Sin embargo, como publiqué hace poco en Twitter. Si  llevas mucho tiempo haciendo lo mismo y sigues sin recibir lo que quieres, creo que alguien necesita hacer un cambio ¿no crees? El gran problema es que muchos se resisten a hacer ajustes en su vida y de cualquier forma siguen sin obtener lo que desean. ¿Qué termina por pasar? Se frustran, piensan que los demás son los del conflicto, echan culpa a su mala suerte o incluso se enojan con Dios.

Existen ciertos eventos aislados en los cuales definitivamente no tenemos el control, estoy de acuerdo. Pero existe también un libre albeldrío en el que nosotros decidimos qué camino tomar. Un ejemplo típico es que si llevas años sin pareja, y la mayoría de las personas con las que te encuentras, te rechazan o desisten a iniciar una relación contigo, creo que hay algo que habrías de analizar para modificar, en lugar de pensar que no hay personas para ti o que el amor es malo contigo.

¿Te hace sentido? Aplícalo con todo lo que te sucede y sé muy, muy honesto: ¿Hay algo que puedes modificar? ¿Qué te falta para acercar eso que sientes tan lejos? Seguramente, si escarbas en tu interior, te toparás con la sorpresa de que existen algunos pensamientos, emociones, hábitos o decisiones que pudieran hacer la diferencia.

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

2 Comentarios

  1. Martuchis

    Es muy cierto esto que comentas en este post David.

    En lo personal pienso de la misma manera que tú y a lo largo de los años he aprendido que a veces lo que pedimos no es exactamente lo más conveniente para nosotros e incluso cuando le preguntas a Dios algo, y piensas que ÉL no te respondió, muchas veces la respuesta llega cuando menos te lo esperas porque cuando tu esperabas que te contestara no es tiempo y cuando por fin recibes esa respuesta, muchas veces es en forma de algo que ni siquiera tú sabías que era exactamente lo que necesitabas.

    Como dices tú, hay que confiar y dejar que las cosas fluyan.

    Me encanta como escribes, me encanta que exista este espacio y todos los demás que tienes en internet. Nunca he tenido la fortuna de ver una de tus conferencias, pero créeme que es mucho lo que le aportas a la gente a través de lo que haces también aquí.

    Que Dios te siga dando salud y entusiasmo para seguir llevando tu mensaje a tantas personas como se pueda.

    Buena semana y te sigo leyendo.

    Responder
  2. Fraka

    En este mismo instante acabo de recibir una muy mala noticia. Esperaba todo lo contrario a lo que pasó. Estoy muy conmovida y decepcionada pero he decidido creer en la palabra de Dios: "Todo obra para bien para los que LE AMAN. Yo amo a Dios y nunca quisiera apartarme de Él ni de sus propósitos para con mi vida. A lo mejor esta mala noticia es el trampolín para un cambio que le he pedido a Dios. Vamos a ver dejaré que mi PADRE trabaje.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×