Reflexión semanal: Ya no trabajes, sólo sé feliz

Autor: Por David Montalvo

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

No es la primera vez que digo esto.

De hecho, lo repito en cada oportunidad que tengo de estar hablando frente a una empresa.

Ya no trabajes, sólo sé feliz.

De verdad, no es un «rollo» motivacional o sacado del club de los optimistas. Es un punto crucial para aumentar tu productividad e iniciar el proceso de conectar con lo mejor de ti, y por lo tanto, ayudar a hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.

Hagas lo que hagas, seas quien seas, y trabajes en donde trabajes: Haz todo lo necesario para echar un clavado al interior y preguntarte si eres feliz haciendo lo que haces.

Según el estudio «Felicidad y Trabajo» realizado por la consultora empresarial Crecimiento Sustentable, un empleado feliz en su trabajo representa casi 90% más de productividad para su empresa; las organizaciones con personal insatisfecho aumentan sus siniestros hasta un 300%.

Existe una diferencia abismal en la calidad de lo que produce, entre quien realmente se encuentra pleno y realizado con su vida y los que andan por ahí sólo dejando que el reloj de las seis de la tarde.

Cuando uno entiende que un trabajo no es sólo una oportunidad para generar ingresos, sino para cumplir el propósito personal, de verdad, todo se transforma.

Tus clientes o compañeros no son sólo eso, sino cómplices para que puedas cumplir tu proyecto de vida.

Cuando uno deja a un lado lo «pesado, difícil, estresante, ajetreado» que es levantarse cada lunes por la mañana para iniciar una nueva semana de labores y pone su energía en la grandiosa oportunidad de poner sus dones al servicio de los demás, todo cambia para bien.

La felicidad no es una meta, ni un objetivo. La felicidad es volver a conectarnos con nuestra esencia y recordar quiénes somos, hacia dónde vamos y porqué estamos en este mundo. Tu trabajo es sólo un «pretexto» para entregar lo mejor de ti a la sociedad. Cuando «dejas de trabajar» y comienzas a enfocarte en tu felicidad, el éxito y la productividad llegan como una maravillosa consecuencia.

Comparte en redes sociales:

RSS
Correo electrónico
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

1 Comentario

  1. Martuchis

    Yo creo que tú eres el claro ejemplo de lo que dice este post, se ve que amas lo que haces y además de hacernos reflexionar nos lo transmites.

    Buen inicio de semana David y que Dios te siga iluminando para dar luz a más personas.

×

Powered by WhatsApp Chat

×